Nord Stream

Alemania planea expropiar parte del gasoducto Nord Stream II

El proyecto germano-ruso iba a transportar energía a través del mar Báltico y aunque está terminado no llegó a entrar en funcionamiento.

El Ministerio de Economía de Alemania se plantea reconvertir parte del controvertido gasoducto Nord Stream II en una conexión para una terminal de gas líquido en la costa báltica, según informaciones de la revista Der Spiegel.

Nord Stream II fue construido para transportar gas desde Rusia hasta Alemania a través del Báltico y aunque fue terminado no entró en funcionamiento debido a la invasión de Rusia a Ucrania.

El plan del ministerio, según Der Spiegel, es expropiar la parte del gasoducto que está en Alemania y separarla del resto del sistema.

“Si se producen algunas acciones concretas, entonces, por supuesto, sería en primera instancia una cuestión de abogados para dar a estas acciones una evaluación legal, si es que realmente se están discutiendo”, advirtió el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Los tubos que van de tierra firme al mar podrían conectarse a la terminal móvil de gas líquido. El gasoducto está unido a un sistema de distribución que puede repartir gas hasta el sur de Alemania.

Técnicamente la operación se considera realizable pero hay una serie de problemas jurídicos que habría que resolver.

El consorcio estatal ruso Gazprom, que forma parte del consorcio que debería administrar el gasoducto, podría rechazar la operación.

Algunos directivos de la empresa tienen incluso la expectativa de que el gasoducto pueda entrar en funcionamiento en dos o tres años cuando termine la guerra y las relaciones entre Rusia y Alemania se normalicen.

Un temor que existe en Berlín, según Der Spiegel, es que la medida genere reacciones en Rusia en forma, por ejemplo, de expropiaciones de empresas alemanas.

El ministerio alemán no quiso ni confirmar ni desmentir los planes y un portavoz se limitó a decir que se siguen buscando posibilidades de construir terminales de gas líquido y que el uso de la infraestructura ya existente puede ser una alternativa.

La construcción de Nord Stream II generó fuertes tensiones entre Alemania y Estados Unidos y a la vez con varios países de Europa Oriental.

Ya la construcción de Nord Stream I, otro gasoducto que está en funcionamiento, fue criticado porque contribuía a reforzar la dependencia energética de Alemania frente a Rusia y, además, perjudicaba los gasoductos que pasan por Polonia y Ucrania.

Actualmente, una de las prioridades del Gobierno alemán es reducir de forma radical la dependencia energética de Rusia.