subvariantes

Coronavirus, alarma

Las nuevas subvariantes evaden los anticuerpos de la vacunación y de la infección previa por ómicron, según estudios de la Universidad de Harvard.

Las subvariantes BA.4 y BA.5 de ómicron parecen evadir la respuesta de los anticuerpos tanto entre las personas que tuvieron una infección previa por coronavirus como entre las que se vacunaron y reforzaron completamente, según los nuevos datos de los investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess, de la Facultad de Medicina de Harvard.

Sin embargo, se espera que la vacunación contra el covid-19 siga proporcionando una protección sustancial contra la enfermedad grave, y los fabricantes de vacunas están trabajando en actualizarlas para provocar una respuesta inmunitaria más fuerte contra las variantes.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes generados por una infección previa o las vacunas son varias veces menores contra las subvariantes BA.4 y BA.5 en comparación con el coronavirus original, según la nueva investigación publicada en el New England Journal of Medicine.

“Observamos reducciones de 3 veces en los títulos de anticuerpos neutralizantes inducidos por la vacunación y la infección contra BA.4 y BA.5 en comparación con BA.1 y BA.2, que ya son sustancialmente más bajos que las variantes originales de covid-19”, explicó Dan Barouch, autor del artículo y director del Centro de Investigación de Virología y Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston, según CNN.

“Nuestros datos sugieren que estas nuevas subvariantes de ómicron probablemente podrán provocar oleadas de infecciones en poblaciones con altos niveles de inmunidad a la vacuna, así como de inmunidad natural a BA.1 y BA.2”, agregó.

“Sin embargo, es probable que la inmunidad de la vacuna siga proporcionando una protección sustancial contra la enfermedad grave por BA.4 y BA.5”, concluyó Barouch.

Coincide con otro estudio de la Universidad de Columbia

Los investigadores descubrieron recientemente que los virus BA.4 y BA.5 tenían más probabilidades de escapar de los anticuerpos de la sangre de los adultos totalmente vacunados y reforzados en comparación con otras subvariantes de ómicron, lo que aumenta el riesgo de infecciones posvacunación por covid-19.

Los autores de ese estudio separado dicen que sus resultados apuntan a un mayor riesgo de reinfección, incluso en personas que tienen cierta inmunidad previa contra el virus.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) estiman que el 94,7% de la población estadounidense de 16 años o más tiene anticuerpos contra el coronavirus que causa el virus a través de la vacunación, la infección o ambas.

Se calcula que los virus BA.4 y BA.5 causaron el 35% de las nuevas infecciones por covid-19 en Estados Unidos la semana pasada, frente al 29% de la semana anterior, según los datos compartidos por los CDC.

Las variantes BA.4 y BA.5 son las que más rápidamente se propagaron hasta la fecha, y se espera que dominen la transmisión de coronavirus en Estados Unidos, Reino Unido y el resto de Europa en las próximas semanas, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

“El covid-19 aún tiene capacidad para mutar más”

En el artículo del New England Journal of Medicine, entre 27 participantes en la investigación que fueron vacunados y reforzados con la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech, los investigadores descubrieron que dos semanas después de la dosis de refuerzo, “los niveles de anticuerpos neutralizantes contra las subvariantes de ómicron eran mucho más bajos que la respuesta contra el covid-19 original”.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes eran inferiores en un factor de 6,4 contra el BA.1; en un factor de 7 contra el BA.2; en un factor de 14,1 contra el BA.2.12.1; y en un factor de 21 contra el BA.4 o el BA.5, según los expertos.

Entre los 27 participantes que se infectaron previamente con las subvariantes BA.1 o BA.2 una media de 29 días antes, los investigadores encontraron resultados similares.

En aquellos con infección previa, la mayoría de los cuales también fueron vacunados, los especialistas describieron niveles de anticuerpos neutralizantes que eran más bajos por un factor de 6,4 contra BA.1; por un factor de 5,8 contra BA.2; por un factor de 9,6 contra BA.2.12.1; y por un factor de 18,7 contra BA.4 o la BA.5.

Se necesita más investigación para determinar qué significan exactamente los niveles de anticuerpos neutralizantes para la eficacia de la vacuna y si surgirían resultados similares entre un grupo más grande de participantes.

“Nuestros datos sugieren que el covid-19 todavía tiene la capacidad de mutar más, lo que resulta en una mayor transmisibilidad y un mayor evasión a los anticuerpos”, reveló Barouch.

“A medida que se levantan las restricciones de la pandemia, es importante que permanezcamos vigilantes y sigamos estudiando las nuevas variantes y subvariantes a medida que vayan surgiendo”, añadió.

Un estudio separado, publicado en la revista Nature la semana pasada, descubrió que la variante ómicron puede evolucionar con mutaciones para evadir la inmunidad provocada por tener una infección previa de BA.1, lo que sugiere que los refuerzos de la vacuna basados en la subvariante BA.1 pueden no lograr una protección de amplio espectro contra las nuevas subvariantes de ómicron como BA.4 y BA.5.

“Creo que me preocupa un poco que las personas que se han enfermado recientemente tengan una falsa sensación de seguridad ante la BA.4 y la BA.5 en aumento, porque hemos visto algunos casos de reinfección y he visto algunos casos de reinfección con personas que enfermaron por una variante BA.2 en los últimos meses”, aseguró Wesley Long, patólogo experimental del Hospital Metodista de Houston.

Por su parte, Pavitra Roychoudhury, instructora en funciones del Departamento de Medicina de Laboratorio y Patología de la Universidad de Washington, consideró: “Las reinfecciones van a ser bastante inevitables hasta que tengamos vacunas o mandatos generalizados que eviten que los casos vuelvan a aumentar. Pero la buena noticia es que estamos, creo, en una situación mucho mejor de lo que estábamos sin las vacunas”, puntualizó.

Respuesta potente de la vacuna de Moderna

La vacuna bivalente de refuerzo contra el covid-19 de Moderna, denominada mRNA-1273.214, provocó una respuesta inmunitaria “potente” contra las subvariantes BA.4 y BA.5 de ómicron, según informó el laboratorio.

Esta dosis bivalente de refuerzo contiene componentes tanto de la original contra el covid-19 de Moderna como de otra dirigida a la variante ómicron.

La compañía dijo que está trabajando para completar las presentaciones regulatorias en las próximas semanas solicitando actualizar la composición de su vacuna de refuerzo para que sea mRNA-1273.214.

“Ante la continua evolución del SARS-CoV-2, nos anima mucho que el ARNm-1273.214, nuestro principal candidato de refuerzo para el otoño, haya mostrado altos títulos de neutralización contra las subvariantes BA.4 y BA.5, que representan una amenaza emergente para la salud pública mundial”, manifestó Stéphane Bancel, CEO de Moderna.

“Presentaremos estos datos a los reguladores con urgencia y nos estamos preparando para suministrar nuestro refuerzo bivalente de nueva generación a partir de agosto, adelantándonos a un posible aumento de las infecciones por SARS-CoV-2 debido a las subvariantes de ómicron a principios de otoño”, añadió.

El Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. se reunirá la próxima semana para debatir la composición de las vacunas contra el covid-19 que podrían utilizarse como refuerzos este otoño boreal.

Los datos de Moderna mostraron que un mes después de la administración de una dosis de 50 microgramos de la vacuna mRNA-1273.214 en personas que fueron vacunadas y reforzadas, la vacuna provocó respuestas de anticuerpos neutralizantes “potentes” contra BA.4 y BA.5, aumentando los niveles 5,4 veces en todos los participantes, independientemente de si tenían una infección previa por covid-19, y 6,3 veces en el subconjunto de los que no tenían antecedentes de infección previa.

Estos niveles de anticuerpos neutralizantes fueron aproximadamente 3 veces inferiores a los niveles de neutralización contra BA.1 notificados anteriormente, repotó el laboratorio estadounidense.

Los datos de Moderna sugieren que “el refuerzo bivalente podría conferir una mayor protección contra las cepas de ómicron BA.4 y BA.5 que la readministración de la vacuna original para aumentar la protección en toda la población”, explicó Penny Ward, médica farmacéutica independiente y profesora visitante de medicina farmacéutica en el King’s College de Londres.

“Aunque la información se basa en los niveles de anticuerpos, las empresas comentan que niveles similares de anticuerpos protegidos contra la enfermedad clínica causada por otras cepas es la primera sugerencia de un ‘correlato inmunológico’ emergente de protección, aunque se espera que este estudio en curso también evalúe las tasas de enfermedad clínica, así como las respuestas de anticuerpos”, agregó.

Y continuó: “Se ha informado anteriormente que la vacuna bivalente se tolera bien con efectos ‘reactogénicos’ temporales similares a los que siguen a la inyección de refuerzo univalente, por lo que podemos anticipar que esta nueva vacuna mixta debería ser bien tolerada”.

Por último, Ward expresó: “A medida que nos acercamos al otoño con las variantes ómicron dominando el panorama de la infección por covid, ciertamente tiene sentido considerar el uso de esta nueva vacuna bivalente, si está disponible”, concluyó.