El Congreso de Costa Rica legalizó el cannabis medicinal y el cáñamo

La ley, que permitirá a las autoridades costarricenses otorgar licencias para la producción e industrialización del cannabis con fines médicos o terapéuticos- debe ser avalada por el presidente de la nación.

El Congreso de Costa Rica aprobó -en segunda y definitiva votación- la legalización del cannabis medicinal y terapéutico y el cáñamo para uso alimentario e industrial, iniciativa que ahora queda a la espera de la firma del presidente del país, Carlos Alvarado, quien recientemente expresó sus dudas respecto a este tema.

La ley fue aprobada con 29 votos a favor y 10 en contra, con un total de 39 congresistas presentes de los 57 que integran la Asamblea Legislativa.

El próximo paso es que el Ejecutivo la firme para que entre en vigor, aunque existe la posibilidad de un veto o un veto parcial, ya que el Ministerio de Salud tiene dudas acerca de algunos puntos de la ley.

Los diputados impulsores de la ley instaron a Alvarado a respetar la decisión del Congreso y ratificar la iniciativa.

 

Las dudas del Gobierno

El principal cuestionamiento de la carteta de Salud a esta iniciativa durante su proceso de discusión fue que permite el cultivo propio de personas diagnosticadas como pacientes.

El 10 de enero, el presidente señaló: “Una vez aprobada la ley, voy a revisar el texto final junto a las autoridades del Ministerio de Salud antes de emitir una decisión”.

La ley permitirá a las autoridades costarricenses otorgar licencias para la producción e industrialización del cannabis con fines médicos o terapéuticos.

Además, declara libre el cultivo, la producción, la industrialización, la comercialización de cáñamo o cannabis no psicoactivo y sus productos o subproductos para fines alimentarios e industriales, sin autorización previa especial o adicional de las autoridades.

El cáñamo -que posee bajo contenido de THC- tiene usos industriales como la fabricación de textiles, alimentos, semillas, aceites, biocombustibles, medicamentos y cosméticos, entre otros.

 

Voces en contra

El pasado 21 de octubre un grupo de 10 congresistas -la mayoría de partidos evangélicos- envió a consulta a la Sala Constitucional el proyecto de ley, ya que consideraban que la legalización afecta la seguridad y la salud pública.

El 30 de noviembre la Sala Constitucional emitió una resolución en la que avala la ley, debido a que no encontró roces con la Constitución.

Cifras del Gobierno costarricense indican que el cáñamo es una industria mundial en desarrollo, con expectativas de crecimiento que rondan el 22%, y que se estima que la utilidad en cuanto a sus derivados esté alrededor de los 10.000 dólares por hectárea.

Por su parte, la firma legal BLP, que ya logró el registro de tres productos cosméticos y alimenticios que contienen CBD (cannabidiol) y libres en 100% de THC (tetrahidrocannabinol) -que es la sustancia psicoactiva- calcula que el mercado mundial del cannabis, en términos generales, podría crecer de 12.000 millones de dólares en 2019 a 55.800 millones para 2025.