Joe Biden: “Estoy cansado de estar callado”

El presidente estadounidense advirti贸 que puede motorizar cambios en las reglas del Senado para defender el derecho al voto.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, entr贸 de lleno en el debate sobre un eventual cambio en la regla del Senado que requiere mayor铆as especiales para algunas iniciativas, para que el gobernante Partido Dem贸crata pueda aprobar una reforma que proteja el derecho al voto de las minor铆as ante el avance en contrario en algunos estados conservadores.

“Hace dos meses que tengo conversaciones discretas con miembros del Congreso, estoy cansado de estar callado”, afirm贸 Biden en Atlanta, la capital del estado sure帽o Georgia, “cuna” de la lucha por los derechos civiles.

El mandatario se quej贸 de esa manera por el bloqueo de la oposici贸n republicana a dos proyectos de ley claves para armonizar las condiciones de derecho al voto en Estados Unidos.

En un discurso pleno de referencias a la lucha por los derechos de las minor铆as, liderada, entre otros, por Martin Luther King en la d茅cada de 1960, Biden enfatiz贸: “Hoy lo digo claramente para proteger la democracia: apoyo un cambio en las reglas del Senado, el que sea, para impedir que una minor铆a de senadores bloquee el avance en el acceso al derecho de voto”.

“Cada miembro del Senado ser谩 juzgado por la historia, m谩s all谩 del partido al que pertenezca”, a帽adi贸 frente a una mayor铆a de estudiantes afroamericanos.

“La historia nunca ha sido indulgente con quienes se pusieron del lado de restringir el acceso al voto”, sentenci贸 Biden.

 

Vientos de cambio

En tal sentido, la vicepresidente Kamala Harris ya hab铆a advertido que no hay que ser “complaciente” o “c贸mplice” ante las reformas electorales adoptadas o previstas en varios estados del sur de Estados Unidos.

Sobre esos cambios, las asociaciones de defensa de los derechos civiles alertaron que complican el acceso a las urnas para las minor铆as, consideradas m谩s favorables a los dem贸cratas, y aumentan el control de las autoridades locales sobre las operaciones de votaci贸n.

Para contrarrestar estas reformas, los dem贸cratas impulsan dos iniciativas sobre el derecho al voto, pero chocan con la exigencia de una mayor铆a especial en el Senado. La regla requiere 60 votos de 100 y los dem贸cratas cuentan con 50.

El opositor Partido Republicano rechaza en bloque la reforma, as铆 que los dem贸cratas deben esquivar esta supuesta regla, conocida como filibusterismo u obstruccionismo parlamentario.

 

Un punto de inflexi贸n

Cuando sal铆a de la Casa Blanca hacia Georgia, Biden asegur贸 que se estaba ante “un momento crucial”

El Senado podr铆a pronunciarse en las pr贸ximas horas sobre esa reforma electoral que propone el oficialismo, que ya tiene el visto bueno de la C谩mara de Representantes.

“Pretendo someter una vez m谩s a debate un arsenal legislativo destinado a combatir las amenazas a la democracia y proteger el acceso de los ciudadanos al voto”, anunci贸 el l铆der de la bancada dem贸crata en la C谩mara alta, Chuck Schumer.

Para la oposici贸n republicana, se trata de un intento de los dem贸cratas de “tomar el control de las elecciones”, seg煤n advirti贸 el l铆der conservador del Senado, Mitch McConnell.

No parece para nada casual la elecci贸n del presidente estadounidense para volver al tema, en una jornada que comenz贸 con un paso por la tumba de King en el antiguo estado esclavista.

El hijo del asesinado referente, Martin Luther King III, le hab铆a avisado a Biden sobre el costo de las promesas vac铆as: “Estamos encantados de recibirlo”, pero “su visita no debe ser una mera formalidad”.

Biden tiene la intenci贸n de que el Senado vote los proyectos gubernamentales con mayor铆a simple, un paso que enojar谩 a los republicanos, pero tambi茅n puede ser cuestionado por algunos dem贸cratas, apegados a esta disposici贸n criticada por “obstruccionista”.

Pero para tener 茅xito, el presidente necesita el apoyo sin fisuras de todos los senadores dem贸cratas, incluido el de Virginia Occidental, Joe Manchin, quien ya bloque贸 el masivo plan de gastos sociales y ambientales de Biden y es reticente a seguir a su partido en el “derecho al voto”.