Claves para entender si el mundo se aproxima a una guerra nuclear

Con sus fuerzas en retirada en Ucrania, aliados internacionales expresando su preocupación y ciudadanos en casa huyendo de la “movilización parcial”, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, recurrió a la amenaza de las armas nucleares y reavivó los temores occidentales de un apocalipsis atómico.

“La integridad territorial de nuestra patria, nuestra independencia y nuestra libertad serán garantizadas. Lo subrayo de nuevo, con todos los medios a nuestra disposición”, dijo Putin, en un discurso la semana pasada. Añadió que “los que intentan chantajearnos con armas nucleares deben saber que los vientos dominantes pueden volverse en su dirección”.

Entonces, ¿hasta qué punto deberíamos estar preocupados? En este artículo, Hamish de Bretton-Gordon, exoficial del Ejército británico y excomandante de las Fuerzas Químicas, Biológicas, Radiológicas y Nucleares (QBRN) del Reino Unido y de la OTAN, explica las diferencias cruciales entre las armas “tácticas” y las “estratégicas”, y por qué la guerra nuclear total probablemente no se produzca a corto plazo.

De Bretton-Gordon: Todo es cuestión de escala. Las armas nucleares estratégicas son básicamente el apocalipsis. Rusia y Occidente (incluyendo a Estados Unidos, el Reino Unido y Francia) tienen casi 6.000 ojivas cada uno, según la Federación de Científicos Nucleares, lo que es suficiente para cambiar el planeta tal y como lo conocemos. Esto se llama Destrucción Mutua Asegurada, con el acrónimo bastante irónico MAD (por sus siglas en inglés).

Estas ojivas se instalan en misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) que pueden recorrer miles de kilómetros y están dirigidas a lugares y ciudades clave de Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Rusia.

Las armas nucleares tácticas, por su parte, son ojivas mucho más pequeñas, con una potencia explosiva de hasta 100 kilotones de dinamita, en lugar de los 1.000 kilotones de las ojivas estratégicas.

Dicho esto, las armas nucleares tácticas siguen siendo capaces de causar enormes daños, y si se disparan contra una central nuclear –por ejemplo, la de Zaporiyia, en el sur de Ucrania– podrían crear una reacción en cadena y una contaminación de la misma magnitud que un ataque nuclear.

CNN: ¿Cuál es la diferencia entre un arma nuclear “estratégica” y una “táctica”?

De Bretton-Gordon: Es difícil saberlo con certeza, pero supongo que las armas estratégicas de Rusia y los misiles balísticos intercontinentales están probablemente en buen estado y siempre listos. Las armas nucleares estratégicas de Rusia son las únicas que le confieren la paridad militar con EE.UU. y la OTAN, así que creo que estarán bien cuidadas.

Pero es probable que no sea el caso de las armas tácticas. Las ojivas y los misiles están probablemente en un estado razonable, pero los vehículos en los que van montados están, creo y sé de buena fuente, en mal estado. A juzgar por el estado del resto del equipo del Ejército ruso expuesto en Ucrania, es una suposición justa.

Es probable que estos lanzadores tengan que recorrer cientos de kilómetros para llegar a una posición en la que puedan atacar a Ucrania, ya que solo tienen un alcance de hasta 500 kilómetros (310 millas). Pero desde una perspectiva mecánica es poco probable, en mi opinión, que lleguen tan lejos.

Además, es probable que estas armas dependan de microprocesadores y otros componentes de alta tecnología que son muy escasos en Rusia, dadas las sanciones internacionales y el gran uso de misiles de guía de precisión por parte de Rusia, que también utilizan estas piezas.

CNN: ¿Qué pasa con los ataques a las estaciones nucleares?

De Bretton-Gordon: Como la guerra convencional de Putin está teniendo problemas en Ucrania, pienso que los rusos recurrirán cada vez más a la guerra no convencional.

El objetivo es atacar a los civiles en lugar de a las fuerzas enemigas. Esto se manifiesta con ataques a hospitales, escuelas e infraestructuras “peligrosas”, como plantas químicas y centrales nucleares. Si se atacan, pueden convertirse en armas químicas o nucleares improvisadas.

Los rusos esperan que, si el pueblo ucraniano se rinde, los militares les seguirán rápidamente, lo que, en mi opinión, es una suposición muy errónea: ambos están mostrando mucho más temple que los rusos.

Hemos visto varias ocasiones en Ucrania en las que las fuerzas rusas parecen bombardear deliberadamente fábricas químicas para causar contaminación tóxica.

Aunque bombardear estas centrales no crearía una explosión nuclear similar a la detonación de un arma, podría esparcir restos radiactivos y contaminar los suministros de agua locales.

Las condiciones meteorológicas del momento indican que toda esta contaminación se dirigiría también hacia el oeste de Europa. Esto podría verse como un ataque a la OTAN y desencadenar el artículo 5 –en el que un ataque a un aliado se considera un ataque a todos los aliados–, lo que permitiría a la OTAN contraatacar directamente a Rusia.

Esperemos que esta posibilidad sea algo que el alto mando ruso reconozca plenamente.

CNN: ¿Cuál es la probabilidad de estos escenarios nucleares?

De Bretton-Gordon: En mi opinión, el uso de armas nucleares estratégicas es extremadamente improbable. Esa es una guerra que nadie puede ganar y, por el momento, no parece probable que este conflicto regional en Europa desemboque en una guerra nuclear global, que podría destruir el planeta durante muchas generaciones.

Estoy seguro de que en el Kremlin existen controles y equilibrios, al igual que en la Casa Blanca y en el número 10 de Downing Street, para garantizar que no nos veamos abocados a un conflicto nuclear mundial por capricho.

Creo que las armas nucleares tácticas de Putin son inutilizables. Incluso si sus vehículos funcionan, en el momento en que enciendan sus motores para moverse serán captados por la inteligencia de Estados Unidos y la OTAN.

Espero que las discusiones privadas que los Gobiernos de Joe Biden y Putin aparentemente han estado teniendo sean del tipo “tú mueves tus armas nucleares tácticas y la OTAN las eliminará con misiles guiados de precisión de largo alcance”. Parece que este es el caso de lo que Jake Sullivan, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. en la Casa Blanca, reveló durante el fin de semana.

El escenario nuclear más probable es, en mi opinión, un ataque de Rusia a una central nuclear en Ucrania. Esto podría tener un efecto similar al de una explosión nuclear táctica, pero sería más fácil de negar para los rusos, que acusan a Ucrania de bombardear deliberadamente sus propias centrales.

Solo Rusia tiene armas nucleares tácticas en este conflicto, por lo que sería innegable, si se utilizan, que Rusia es responsable, y por lo tanto desencadenaría la acción de la OTAN. Tan degradadas están las fuerzas convencionales rusas que probablemente serían superadas con rapidez por las fuerzas de la OTAN si se llegara a eso, lo que incluso, con los otros fallos de Putin, presumiblemente se da cuenta.

CNN: ¿Qué podemos aprender del manual de armas de Rusia en Siria?

De Bretton-Gordon: Creo que los rusos desarrollaron sus tácticas de guerra no convencional en Siria. (Las fuerzas rusas entraron en la larga guerra civil de Siria en 2015, reforzando el régimen del presidente aliado, Bashar al-Assad). No creo que Assad siguiera en el poder si no hubiera utilizado armas químicas.

El ataque masivo con agentes nerviosos del 21 de agosto de 2013, en Ghouta, impidió que los rebeldes invadieran Damasco. El asedio convencional de Aleppo, que duró cuatro años, terminó gracias a los múltiples ataques con cloro.

Y no parece que Putin tenga moral ni escrúpulos. Rusia atacó hospitales y escuelas en Siria, lo que está repitiendo de nuevo en Ucrania. La guerra no convencional tiene como objetivo quebrar la voluntad de resistencia de los civiles, y Putin parece estar encantado de utilizar cualquier medio y arma para conseguirlo.

CNN: ¿Hasta qué punto depende esto de la decisión de Putin?

De Bretton-Gordon: Estas armas están controladas doctrinalmente en los niveles más altos y requerirían que Putin tomara la decisión de un ataque estratégico.

Sin embargo, la doctrina soviética, que los rusos parecen seguir todavía, permite a los comandantes locales utilizar armas nucleares tácticas para evitar la derrota o la pérdida de territorio ruso.

El intento de anexión de cuatro distritos mediante los actuales referendos falsos hace que la probabilidad de uso táctico sea muy alta, si estos lugares son atacados. Aunque uno sigue esperando que los comandantes locales se sometan primero a Putin antes de presionar su propio equivalente de un botón rojo.

Fuentes militares occidentales dicen que Putin se está involucrando en la batalla cuerpo a cuerpo y parece estar dando órdenes a los comandantes de bajo nivel. Esto es extraordinario –parece que solo ahora Putin ha perdido la fe en sus generales después de que Ucrania recapturara grandes franjas del noreste– y sugiere un sistema de mando y control roto, y un presidente que no confía en sus generales.

(Dicho esto, aunque el mando militar ruso sobre el terreno parece estar fallando, no hay indicios de que el control de Putin en el Kremlin esté flaqueando).

Incluso en un ataque a una central eléctrica uno supone que Putin estaría involucrado, ya que Occidente probablemente lo interpretaría como un arma nuclear improvisada y actuaría en consecuencia.

CNN: ¿Cómo debería responder Occidente ahora y en caso de un ataque nuclear?

De Bretton-Gordon: Occidente debe dejar absolutamente claro a Putin que cualquier uso de armas nucleares, químicas o biológicas es una verdadera línea roja. Dicho esto, no creo que sea probable una guerra nuclear total.

La OTAN debe dejar claro que eliminará las armas nucleares tácticas de Rusia si se desplazan de sus ubicaciones actuales a una posición en la que puedan amenazar a Ucrania, y también debe dejar claro que cualquier ataque deliberado a las centrales nucleares exigirá una respuesta igual y mayor por parte de la OTAN.

Este es el momento de llamar al farol de Putin. Está colgado de la punta de los dedos, y no debemos darle ninguna oportunidad de recuperar su dominio. Las fuerzas de Rusia están ahora tan degradadas que no son rival para la OTAN y debemos negociar ahora, teniendo esto en cuenta, desde esta posición de fuerza.

Fuente: CNN