Netflix_Suscriptores

Se desplomaron las acciones de Netflix

Netflix perdió cerca de 200.000 suscripciones en el primer trimestre del 2022, cuando la expectativa era sumar 2,5 millones.

Las acciones del gigante del streaming Netflix cayeron un 40% en lo que va del 2022, tras sufrir la pérdida global de cerca de 200.000 suscripciones de su plataforma durante el primer trimestre de este año y con el agravante de que sus ejecutivos prevén que otros 2 millones de usuarios podrían dar de baja sus cuentas entre abril y junio, siendo la primera vez en una década que ese saldo les arroja resultados negativos.

La noticia fue dada a conocer por el sitio especializado Indie Wire, que precisó que al finalizar el período enero-marzo, la compañía contaba con 221,64 millones de suscriptores, lo que marca un descenso en comparación a los casi 221,84 millones que tenía en su haber al finalizar el 2021.

Producto del golpe, las acciones de Netflix se hundieron más de un 40% (la empresa perdió en 2022 cerca de 50.000 millones de dólares de su valor), algo que fue asumido por la dupla de CEOs Reed Hastings y Ted Sarandos a través de un comunicado enviado a sus accionistas en el que admitieron que sus ganancias “se desaceleraron considerablemente”.

“El streaming está ganándole a la TV de cable, como lo predijimos, y los títulos de Netflix son muy populares a nivel global. Sin embargo, nuestra penetración en los hogares, que incluye aquellos que comparten una misma cuenta, combinada con la competencia, genera vientos en contra”, señaló el texto.

“Esto sumado al enorme impulso del covid-19 al streaming oscureció el panorama hasta hace poco. Y la decisión de retirarnos de Rusia nos costó 700.000 suscriptores. Pero la economía tampoco ayuda”, agregó.

La inflación mundial, el peor de todos los males

La inflación en todos los países del mundo -a partir de la guerra entre Ucrania y Rusia- “está obligando a los hogares a reevaluar sus presupuestos”. 

En Gran Bretaña, por ejemplo, se cancelaron cerca de 1,5 millones de suscripciones de streaming en los tres primeros meses de 2022. Más de un tercio de ciudadanos lo hizo para ahorrar dinero, según un nuevo informe de la consultora de medios Kantar.

“La comida y la electricidad son las prioridades de la gente ahora mismo, no mirar ‘Stranger Things'”, sostuvo el analista jefe de mercado de CMC Markets, Michael Hewson.

Frente a esta situación, una de las medidas con las que Netflix intentará revertir la caída de sus ingresos se centra en la aplicación de un costo adicional para aquellos usuarios que compartan sus cuentas con otras personas fuera de sus hogares, algo que en estos días comenzó a aplicarse en América Latina y que originó varias críticas y más dudas que confianza con relación a su eficacia.

Entonces, la empresa analiza por esas horas cómo abordar el uso compartido de contraseñas.

El CEO Reed Hastings sostuvo que la compañía “considerará una opción de suscripción de menor precio con publicidad”.

“He estado en contra de la complejidad de la publicidad y soy un gran fan de la simplicidad de la suscripción”, apuntó.

“Pero por mucho que sea fan de eso, soy un mayor fan de que el consumidor elija”, explicó.

La crisis 

Michael Hewson consideró que el desplome de las acciones muestra que Netflix estaba extremadamente sobrevalorado, y que los inversores -llenos de efectivo durante la recuperación de la pandemia de coronavirus- alimentaron un repunte enorme. 

Las acciones de Netflix se incrementaron un 86% desde finales de 2019 hasta 2021, mientras que el S&P 500 subió un 48%.

“Estaban asumiendo que la gente iba a estar confinada para siempre”, opinó Hewson, y agregó que, a diferencia de Apple y Amazon, Netflix “no tiene muchas fuentes alternativas de ingresos”.

El ánimo del mercado claramente cambió. La fuerte reacción podría preparar el terreno para otra temporada de resultados turbulentos, en momentos en que los inversores ya están en vilo tras los resultados decepcionantes de los grandes bancos.

Cuando las empresas presentaron los números del cuarto trimestre antes de este año, Netflix y Facebook sufrieron pérdidas enormes en sus acciones, al tiempo que los inversores señalaban una sensibilidad cada vez mayor a las predicciones pesimistas para el futuro. 

Esto se debió a que la Reserva Federal iba a empezar a subir los tipos de interés, una medida que pesaría sobre las empresas de alto crecimiento. 

Los resultados desastrosos de Facebook dieron lugar a la mayor pérdida de valor de mercado jamás registrada de una empresa del S&P 500.

Ahora, los tasas están oficialmente en alza, y se debate a diario si la Fed podría ser aún más agresiva de lo esperado. 

La guerra en Ucrania también impactó en la confianza. Esto podría dar lugar a grandes cambios para las principales acciones a medida que se publiquen los resultados.