Djokovic no podrá jugar Roland Garros si no se vacuna

El Gobierno francés avisó que todos los participantes deberán tener la pauta de vacunación completa para participar en el segundo Grand Slam del año.

El número 1 del tenis mundial, Novak Djokovic, no podrá jugar Roland Garros, el segundo Grand Slam del año, si no se vacuna, según lo determinó el gobierno francés, que en un primer momento había señalado que el serbio podría participar en el torneo, aunque no estuviera inoculado.

“Será obligatorio para entrar en los espacios ya sometidos al pasaporte sanitario (estadios, teatros o salones) para el conjunto de los espectadores, de los practicantes, de los profesionales, franceses o extranjeros”, sostuvo la ministra de Deportes, Roxana Maracineanu.

Esto lo expresó en la madrugada del lunes, horas después de que el Parlamento adoptara definitivamente el proyecto de ley que impondrá un certificado de vacunación para muchas actividades de la vida social, lo que incluye asistir a espectáculos deportivos.

Maracineanu, el 7 de enero, en pleno conflicto político y judicial en Australia por la presencia de Djokovic pese a su negativa a vacunarse, había señalado que el serbio sí podría participar en Roland Garros, programado entre finales de mayo y comienzos de junio.

 

Rectificación justificada

La ministra aprovechó para agradecer al movimiento deportivo su acción de “convicción de los últimos y pocos no vacunados” e insistió en que “unos y otros tienen ahora intención de trabajar juntos para preservar las competiciones y promover el pasaporte de vacunación a nivel internacional”.

Había sido la misma Maracineanu la que el pasado 7 de enero, en pleno contencioso político y judicial en Australia por la presencia de Djokovic pese a su negativa a vacunarse, había señalado que el serbio sí podría participar en Roland Garros.

La funcionaria argumentó entonces que Francia aplicaría una excepción a la obligación del certificado de vacunación a los deportistas en las competiciones internacionales, de forma que no se les aplicaría la nueva normativa francesa y podrían competir incluso sin estar inmunizados.

Lo justificó con el argumento de que en las competiciones internacionales rigen los “protocolos obligatorios impuestos por las federaciones” que, según dio a entender, estarían por encima de la normativa francesa.

 

Un nuevo proyecto de ley

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre en Australia, para entrar en Francia no hay que tener la pauta completa de vacunación imperativamente.

Se puede llegar al país con un pasaporte sanitario que pruebe disponer de un test negativo en su lugar.

No obstante, el proyecto de ley sobre el certificado de vacunación que entrará en vigor a finales de esta semana (está todavía pendiente de un recurso ante el Consejo Constitucional) va a imponerlo para tomar algo en un bar o en un restaurante, para ir al cine, a un espectáculo o a un estadio, pero también para utilizar los transportes públicos de larga distancia (autobuses, trenes, aviones o barcos).

 

Tres años sin pisar Australia

El Gobierno australiano confirmó, a través de la ministra de Asuntos Internos, Karen Andrews, que Djokovic no tendrá la opción de lograr un visado durante los tres próximos años.

De esta forma se acaba la aventura del serbio en un Grand Slam, que ganó en nueve ocasiones, más que nadie en la historia del torneo.

Sin embargo, la sanción a Djokovic podría verse recortada si se dan las circunstancias correctas. Eso pasa por vacunarse, algo que el serbio por el momento no contempla.

El primer ministro, Scott Morrison, matizó las palabras de su colega y afirmó que “la sanción podría verse recortada si se dan las circunstancias correctas”.

Djokovic no pudo defender el primero de sus tres títulos de Grand Slam de 2021 en Melbourne y tampoco podría defender Roland Garros.

 

Instalado en Belgrado tras su expulsión de Australia

Djokovic se instaló en Belgrado, capital de su país, donde permanecerá por un tiempo luego de la deportación desde Australia por incumplimiento de las normas de seguridad sanitaria contra la pandemia del Covid-19.

Lea también: Djokovic perdió la batalla con Australia en la justicia federal y se despidió del Aus Open

 

El número 1 del mundo abandonó Melbourne el domingo, después del revés judicial decisivo que le aplicó un Tribunal Federal australiano, hizo una escala en Dubai y ayer aterrizó en Belgrado, donde se registraron marchas de apoyo mientras duró la disputa con el gobierno del país oceánico.

Su madre Diana Djokovic confirmó que permanecerá en la ciudad por los próximos días y que no tiene previsto hablar con la prensa.

Al llegar al Aeropuerto Internacional Nikola Tesla, “Nole” eludió el grupo de cronistas que lo esperaba y también a los fanáticos que se habían concentrado con banderas nacionales y mensajes de aliento.

Djokovic viajó a Australia para defender el título del Abierto de ese país sin cumplir el requisito de la vacunación, pero con una exención médica emitida por el estado de Victoria, al que pertenece la ciudad sede del torneo.

Los agentes de Inmigración lo notificaron sobre la invalidez de su visa al aterrizar en Melbourne y lo trasladaron a un centro de detención de extranjeros ilegales hasta que cuatro días después logró la libertad con fallo de primera instancia de un juez de esa ciudad.

Sin embargo, el ministro de Inmigración de Australia, Alex Hawke, volvió a revocar su visa el viernes pasado, el jugador quedó otra vez retenido y el domingo tuvo que abandonar el país en calidad de deportado por la decisión unánime del Tribunal Federal de rechazar la apelación a la medida tomada por el Gobierno