Rusia_Sanciones

Fishman: “El objetivo de las sanciones contra Rusia no es tan ambicioso como contra Venezuela”

Pese a las sanciones económicas a Rusia por invadir Ucrania el 24 de febrero, una pregunta persiste: ¿cuán efectivas son realmente?

Edward Fishman, un experto que en el pasado contribuyó a diseñar sanciones contra Rusia para el gobierno de Estados Unidos, aseguró que la intensidad de las medidas contra Moscú “aumentará a un máximo nivel cuando alcancen sus exportaciones de petróleo y gas”.

Es que en la actualidad, la economía rusa parece haber evitado el colapso que muchos anticipaban, su sistema financiero recobró cierta estabilidad y el país aún recibe cientos de millones de dólares diarios por exportar petróleo y gas.

Sin embargo, detrás de esa aparente normalidad Rusia “comenzó a sufrir un retroceso inevitable”, según Fishman, ex líder para Rusia y Europa de la oficina de sanciones económicas del Departamento de Estado de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama, en una entrevista que le concedió a BBC Mundo.

La Unión Europea, un cliente clave de la energía rusa, empezó a analizar una propuesta de su comisión ejecutiva para prohibir las importaciones de petróleo de Rusia, aunque algunos países del bloque se oponen inicialmente a la idea.

En tal sentido, Fishman anticipó que un retiro del petróleo ruso de los mercados internacionales presionará aún más al alza los precios del crudo y los consumidores alrededor del mundo se verán afectados.

BBC: ¿Qué eficacia han tenido las sanciones impuestas a Rusia desde febrero hasta ahora?

EF: Las sanciones impuestas a Rusia en los últimos meses no tienen precedentes por su rapidez, escala y alcance. Nunca habíamos visto en la historia moderna que se impusieran con tanta velocidad contra un actor económico tan importante.

Para contextualizar, en la víspera de la invasión a Ucrania por parte del presidente ruso Vladímir Putin la intensidad de las sanciones contra Rusia era como de 2 en una escala de 10. Y en pocos días, pasó a 7 o 8.

Y podría haber más sanciones en los próximos meses. No está claro cómo están afectando la política y los cálculos de Putin. El objetivo inicial era usar la amenaza de las sanciones para persuadirlo de que invadir a Ucrania no valía la pena. Lamentablemente eso no funcionó.

El objetivo de las sanciones ahora es menos cambiar el cálculo y la psicología de Putin, y es más degradar la capacidad de Rusia para hacer más daño. Se trata de dificultar que  obtenga la tecnología y financiación que necesita para alimentar una maquinaria militar contra países como Ucrania y otros vecinos. En ese sentido, creo que las medidas tendrán éxito: harán mucho más difícil que Moscú tenga una capacidad militar moderna.

BBC: Este es su balance para un período muy corto desde que se aplicaron las sanciones. ¿Prevé que en los próximos meses la economía rusa sufra más por las sanciones?

EF: Sin duda. El impacto de las sanciones solo va a crecer con el tiempo. Cuando se impusieron se produjo un pánico financiero inmediato que se ha calmado y hay cierto nivel de estabilidad.

Pero creo que la estabilidad que vemos enmascara lo que ocurre bajo la superficie. No pueden obtener los insumos que necesitan para fabricar muchas cosas, como automóviles o maquinaria sofisticada. Y como resultado, habrá un nivel de desempleo e inflación importante el resto del año en Rusia.

Se espera una contracción de entre 10% y 15% del PIB ruso. Eso es más del doble de la  que tuvo Rusia tras la crisis financiera de 1998, cuando entró en un default de su deuda.

Así que las consecuencias económicas para Rusia no harán más que aumentar y no creo que pueda funcionar como una economía moderna bajo las sanciones actuales. Mientras las medidas estén en vigor, la economía rusa se atrasará bastante. Moscú será un estado paria, la Corea del Norte del Volga.

BBC: ¿Sufrirán también otros países los efectos de las sanciones sobre la economía rusa?

EF: La guerra en Ucrania está teniendo consecuencias negativas para la economía mundial. No se trata solo de las sanciones, sino de la propia guerra.

Rusia invadió a Ucrania y cerró gran parte de su industria, causando daños por cientos de miles de millones de dólares. Como consecuencia, vemos cosas como una escasez de grano y alimentos. Ucrania es uno de los mayores productores agrícolas. Al invadirla, Rusia creó una crisis alimentaria en otras partes. Así que creo que la invasión tendrá efectos de rebote en la economía mundial. Y también hay efectos de segundo orden por las sanciones. Siempre los hay. Sobre todo en países expuestos al sistema financiero y la economía de Rusia, en su periferia.

BBC: ¿Espera que Putin se vuelva más agresivo a medida que las sanciones surtan efecto en Rusia?

EF: No veo cómo Putin podría ser más agresivo de lo que ya es. Recuerde que lanzó esta invasión masiva de Ucrania en febrero, antes de que las devastadoras sanciones entraran en vigor.

BBC: ¿Y hay algún resultado identificable hasta ahora de las sanciones en la forma como se comporta Putin?

EF: No, no creo que las sanciones estén moldeando el comportamiento de Putin. Creo que tenemos que ser honestos con nosotros mismos. La mejor oportunidad para que las sanciones afectaran su comportamiento estuvo antes de que se produjera la invasión: usar la perspectiva de una devastación económica para persuadirlo de que no lo hiciera. Después que tomó la decisión de invadir, no creo que las medidas tuvieran muchas posibilidades de cambiar su cálculo.

Es difícil imaginar que un dictador como Putin se aleje de Ucrania debido a las sanciones. Cuando decidió invadir, la única manera de cambiar realmente su cálculo era que el pueblo ucraniano se defendiera con valentía y mostrara a los militares rusos que iba a tenerla más difícil de lo que pensaban. Y Ucrania ha logrado eso.

BBC: ¿Cómo se compara el régimen de sanciones contra Rusia con otros aplicados a diferentes países?

EF: Incluso ahora las sanciones contra Rusia no son tan exhaustivas como las de Estados Unidos contra Irán, el país más sancionado. Todos los grandes bancos y empresas energéticas iraníes están aislados del sistema financiero estadounidense, que lanzó una campaña mundial para cortar las exportaciones de petróleo de Irán. Básicamente, Irán está bajo sanciones máximas de 10 en 10.

Lo que no tiene precedentes en las sanciones a Rusia es que se trata de una economía mucho más grande y sistemáticamente integrada que otros objetivos de sanciones, como Irán, Corea del Norte o Cuba.

El Banco Central de Rusia tenía activos por valor de US$640.000 millones cuando fue sancionado, más que el tamaño de toda la economía iraní, que en su punto álgido tenía un PIB de unos US$550.000 millones.

BBC: ¿Y espera que el nivel de sanciones a Rusia aumente en los próximos meses?

EF: Sí, lo espero. Creo que al final vamos a llegar a un 10 en 10. Finalmente habrá sanciones a las exportaciones de petróleo ruso e incluso a las de gas. Pero tardaremos un poco en llegar a eso.

La UE ha anunciado nuevas propuestas de sanciones a Rusia, incluida la prohibición de las importaciones de petróleo ruso para fines de este año, como ya lo hizo Estados Unidos. ¿Tiene alguna idea de cómo o quién pagaría el coste de sustituir el petróleo ruso?

Al retirar el petróleo ruso del mercado mundial, los precios probablemente subirán. En muchos países, los propios consumidores serán los más afectados: pagarán precios más altos en el surtidor. Los gobiernos tendrán que hacer cosas en apoyo a la gente que verá subir los precios de la gasolina.

Esto es culpa de Putin. Al invadir Ucrania y lanzar una guerra imperialista contra su vecina Ucrania, afectó a todo el mundo porque los precios del petróleo van a subir.

BBC: ¿Cuán seguro puede estar de que estas sanciones contra Rusia funcionarán y que no impondrán un sufrimiento económico a cierta población sin ninguna garantía de conseguir los objetivos?

EF: El objetivo de las sanciones nunca es tener efectos indebidos sobre civiles inocentes. Y creo que a menudo esos efectos pueden ser exagerados. Es importante que seamos honestos y que, con el tiempo, supervisemos cómo funcionan las medidas y que hagamos cambios si es necesario. Pero hasta ahora las pruebas sugieren que las sanciones están teniendo un efecto bastante dramático en la economía de Rusia.

Venezuela ha estado bajo sanciones tal vez más perjudiciales que las impuestas contra Rusia: incluyen al sector petrolero, una pata clave de la economía venezolana, que realmente se ha hundido. Sin embargo, Nicolás Maduro sigue en el poder y Estados Unidos y sus aliados no han logrado su objetivo de que se convoquen elecciones democráticas en este país. Entonces, ¿por qué las sanciones van a funcionar en Rusia cuando no lo han hecho en Venezuela?

Recordemos que el objetivo de las medidas contra Venezuela ha sido derrocar al gobierno de Maduro: el cambio de régimen era el fin de la administración de Trump. Y han fracasado. Maduro sigue al mando.

El objetivo de las sanciones contra Rusia no es el cambio de régimen. Quiero ser claro. La meta es simplemente debilitar su capacidad de causar caos, violencia y destrucción en el mundo. Y creo que tendrán éxito en ese sentido.

El objetivo de las sanciones contra Rusia no es tan ambicioso como el de contra Venezuela. El cambio de régimen es el objetivo más ambicioso que se puede tener con medidas de este tipo. Y el historial de las sanciones es muy malo en cuanto a lograr un cambio de régimen, ya que no suelen conseguirlo. Otro ejemplo es Cuba, sometida a un embargo durante décadas por parte de Estados Unidos y todavía sigue el régimen de Castro en el poder. Yo no compararía a Venezuela con Rusia, porque el objetivo de las sanciones es totalmente diferente.

BBC: Dice que el objetivo de las sanciones es debilitar la capacidad de Rusia para hacer daño en el mundo. Pero está hablando de una de las dos mayores potencias militares nucleares del mundo. ¿Cómo se puede reducir su capacidad de hacer daño cuando ya tiene un arsenal de armas nucleares?

EF: Pero no utilizan su arsenal nuclear. En la guerra contra Georgia en 2008, contra Ucrania en 2014, contra Siria en 2015 y contra Ucrania en 2022 no lo usaron. Emplean el  poder militar convencional para intimidar, invadir vecinos y redibujar el mapa de Europa.

No utilizan las armas nucleares debido a la destrucción mutua asegurada. No quieren entrar en una guerra nuclear contra otras potencias nucleares: no es lo que pretende Putin, no creo que sea un suicida.

No digo que las sanciones vayan a acabar con el programa nuclear de Moscú. Ese no es el objetivo. El fin es hacer que Putin tenga que tomar algunas decisiones difíciles: si va a usar los ingresos que Rusia aún obtiene para financiar y modernizar su maquinaria militar, o para pagar las pensiones y a los empleados del gobierno. No había tenido que tomar esas decisiones difíciles hasta ahora.

BBC: ¿Diría que Rusia ha aprendido algo de las sanciones impuestas a Venezuela para intentar evitar el daño en su economía?

EF: No creo que haya nada que Rusia pueda hacer para evitar el daño económico. Pero creo que si hay una lección de las sanciones a Venezuela. Es que incluso un dolor económico aplastante no conduce necesariamente a un cambio de régimen. Si lo único que le preocupa a Putin es mantener su régimen, tal vez las sanciones venezolanas le den cierto consuelo de que, aunque su economía esté en recesión masiva y se desmorone, todavía puede mantenerse en el poder.

Eso es un triste comentario sobre Putin y su lugar en la historia de Rusia. Moascú es una gran civilización, una gran sociedad. Creo que se merecen algo más que un dictador que está dispuesto a ver cómo su país pierde 20 años de desarrollo económico para acariciar su propio ego y sus fantasías imperiales.