Turismo “sostenible” en América Latina

Colombia, México, República Dominicana y Costa Rica apuestan por eso para reactivar el sector -tan golpeado por la pandemia- sin dañar al medio ambiente.

Alex Che, director del Foro Iberoamericano de Turismo Sostenible, cree que es el momento de -que con una perspectiva digital e inclusiva- se empiece de cero con políticas de apoyo a la sostenibilidad en América Latina, luego de que la pandemia de coronavirus, con sus restricciones, hundiera el sector.

“Tenemos la posibilidad de empezar de cero y exigir sostenibilidad a los lugares. Y también me parece muy importante que haya una política de ayudas para apoyar la sostenibilidad, ya sea para energías renovables, ya sea para hacer hoteles con materiales nobles, o para apoyar a productores de kilómetro cero o también llamado de circuito corto”, aseguró Alex Che.

“A pesar de las dificultades que atraviesa el sector en la región, destacamos dos ejemplos positivos: Medellín, en Colombia, que se define como ecociudad, y el Caribe mexicano, líder en la región, con un plan de desarrollo sustentable para 2030”, agregó el Director del Foro Iberoamericano de Turismo Sostenible.

En tal sentido, Ledys López Zapata, subsecretaria de turismo de la alcaldía de Medellín, señaló: “Medellín es una ciudad en la que se puede reconocer el arte urbano, la cultura alrededor del arte urbano, el hiphop, el reguetón, el grafiti… Además, es una ciudad que tiene un entorno natural, donde uno de los principales atractivos es el territorio Arvi, un parque abierto para caminar, montar en bicicleta… Somo una ciudad que le hace una gran apuesta a todo el tema de la movilidad sostenible”, detalló.

Por su parte, Benjamín Jiménez, director ejecutivo de Planeación Estratégica de Quintana Roo, México, indicó: “Nosotros abrimos las puertas al turismo el 8 de junio de 2020. Es decir que al mes de octubre hemos recibido 11,8 millones de pasajeros. Hoy tenemos entre 220 y 240 vuelos llegando todos los días en promedio, con picos de hasta 280, de los cuales el 60% de estos vuelos son vuelos internacionales”, reveló.

Además, LATAM Airlines plantea su estrategia en materia de sostenibilidad con los programas Avión Solidario y CO2BIO, desarrollados en Brasil, Colombia, Ecuador y Chile.

“Compensamos emisiones, desarrollamos proyectos propios en los países donde operamos, para preservar proyectos icónicos de la naturaleza sudamericana. Sudamérica tiene un potencial enorme y la biodiversidad más grande del mundo y queremos contribuir a preservarlo y poder compensar nuestras emisiones”, afirmó Thibaud Morand, director general en Europa de LATAM Airlines.

Apostando por aviones de hidrógeno verde, energías renovables y cero emisiones, el turismo se lanza el desafío de un nuevo horizonte sostenible.

Por su parte, Mauricio Ramírez Villegas, representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), consideró que República Dominicana “vive un momento estelar para repensar su modelo económico y turístico haciéndolo cada vez más inclusivo y desarrollando aún más su industria turística”.

“Llegó el momento de que República Dominicana pueda repensar el modelo económico con muchas acciones que puedan facilitar protección a las poblaciones, que proteja a los más vulnerables, que le dé oportunidad a los más vulnerables, que proteja a la naturaleza, el medio ambiente y obviamente, que genere los ingresos que sean suficientes para poder también distribuir esos recursos en las personas que más lo están necesitando, como reza la agenda 2030”, agregó.

Por último, la estación es parte de la Ruta Eléctrica Monteverde, en Costa Rica, la única red de cargadores de América Latina creada para evitar la ansiedad que sienten los conductores de autos eléctricos de no tener suficiente carga para llegar a su destino.

La idea vino como parte de un plan para reemplazar la circulación de vehículos de gasolina y promover el turismo.

Hasta antes de la pandemia, Monteverde recibía más de 200.000 visitantes por año, La mayoría de ellos viajaba en camionetas grandes que creaban atascos en el corredor comercial.

En contraste con la infraestructura de cargadores de VE concentrada en las ciudades, la Ruta Eléctrica está impulsando su instalación en localidades apartadas.

Costa Rica instaló cerca de 200 estaciones de carga rápida y semirrápida, pero la mayoría de ellas se encuentran en la capital, San José, y sus alrededores. Otros 85 puntos de carga son los que sumó la Ruta Eléctrica Monteverde.

Si bien su instalación es costosa para la mayoría de las empresas rurales, Van Dusen y su equipo involucran a propietarios de hoteles y restaurantes, cafeterías, operadores turísticos y reservas naturales para ofrecer cargadores gratuitos a los clientes.