periodistas asesinados

Denunciar la corrupción y la violencia dejó 5 periodistas fallecidos en una década

Al menos cinco periodistas asesinados dejó la época del correísmo en Ecuador, donde investigar sobre violencia y corrupción podría traer graves consecuencias

Al menos cinco periodistas asesinados dejó la época del correísmo en Ecuador, donde investigar sobre violencia y corrupción podría traer graves consecuencias como la muerte.

Durante los 10 años de gobierno de Rafael Correase dieron 35 asesinatos vinculados a casos de denuncias de corrupción, denuncias de narcotráfico y a protestas sociales; de ellas cinco correspondieron a periodistas.

Un artículo publicado por Plan V reveló cómo algunos comunicadores murieron de “manera sospechosa” cuando Rafael Correa era presidente en Ecuador.

Hay que recordar al ex director de El Telégrafo, Carlos Navarrete, quien fue asesinado en su casa en 2008.

Según Navarrete, el Estado había actuado con abuso de poder al querer despojar la propiedad del diario a los accionistas privados anulando varios aumentos de capital realizados para salvar al periódico de la bancarrota. Navarrete había dicho que iría a los tribunales para reclamar su inversión en el diario pero no pudo hacerlo.

El locutor Raúl Rodríguez fue asesinado por desconocidos en Guayaquil también en 2008. Según su hija, Alba Rodríguez, recibía constantes amenazas por las críticas contra el Gobierno e instituciones públicas.

Jorge Santana, periodista de El Oro, fue asesinado en 2010 presuntamente por tomar una fotografía. Versiones de testigos señalan que cuando Santana observó a unos sospechosos que maniataban a una víctima, hizo una toma fotográfica del supuesto secuestro. Los presuntos hampones se percataron de su presencia y lo persiguieron hasta lanzar su vehículo contra la moto en la que el periodista se movilizaba.

Hay que recordar a Byron Baldeón, fotoperiodista del diario Extra, quien fue asesinado cerca de su domicilio en Guayaquil. Él había estado investigando acerca de un asalto y robo en un contenedor cargado de televisores, por lo cual fueron capturados tres policías en servicio activo y dos civiles, en mayo pasado.

El periodista Fausto Valdiviezo fue otra víctima de la violencia. Se  convirtió en un personaje tan incómodo para el correísmo que hasta el presidente Correa se burló de él:

“Por ahí hay un enanito agitador de bigote que siempre salía en Crónica Roja… que no sé por qué no lo han sacado. Él es un mal elemento. Está agitando a la gente para que no nos compren y hacernos quedar mal…”, dijo Correa en su oportunidad.

En 2013 tres encapuchados lo asesinaron con tres tiros mientras salía de la casa de su madre.

Dichos asesinatos se suman a la fuerte presión y censura que implementó el gobierno de Correa contra la prensa independiente.

Pedaleada por la paz

Decenas de ecuatorianos salieron a las calles este domingo 28 de marzo para participar en la “Pedaleada por la paz”, una iniciativa para recordar al periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Vivas y el conductor Efraín Segarra quienes por investigar sobre la violencia fueron asesinados en 2018.

Sus cuerpos fueron encontrados en abril de ese año en territorio colombiano cercano a la frontera y el asesinato fue atribuido al grupo ilegal conocido como “Oliver Sinesterra”.