El gigante del comercio electrónico cambia el juego

Amazon busca sacudir al mercado con las tiendas físicas de retail en época de pandemia

Amazon, Inc., la compañía estadounidense líder en ventas online, buscará sacudir el mercado con la apertura de tiendas físicas de retail -sorprendentemente- en época de pandemia de coronavirus, donde el comercio electrónico parece ser el mejor negocio.

Es que la empresa, que desde el 5 de julio de 2021 tiene como nuevo CEO a Andy Jassy, se vio forzada a reconocer que el e-commerce puro tiene sus límites.

La presencia de Amazon en las calles comerciales es realmente pequeña. Desde 2015 abrió 24 librerías en Estados Unidos. Sus 30 tiendas “4-star”, que tienen ítems muy valorado por los clientes, funcionan como un sitio de la red con ingreso físico.

Whole Foods, una cadena de almacenes de alta gama que compró en 2017 aporta el grueso de los ingresos de sus tiendas físicas, que asciende a tan sólo el 4% de las ventas totales de Amazon en el último trimestre. Su nueva cadena de productos frescos Amazon Fresh y las tiendas sin cajero Amazon Go apenas registran ganancias.

Sin embargo, Amazon buscará cambiar esos números con la apertura de dos tiendas: una en California y otra en Ohio. Según trascendió serán locales de 2.800m2 para comercio minorista.

Y esto obedece a que la a tasa de crecimiento de las ventas en las plataformas de Amazon, incluyendo las de terceros, se vienen desacelerando incluso antes de la crisis pandémica.

La tendencia se reafirmó con el regreso de la gente a las tiendas. En el trimestre pasado las ventas online propias de Amazon crecieron sólo 16%, muy por debajo de las expectativas de los inversores.

Es que tiendas tradicionalmente físicas como Walmart, Target, Falabella, entre otras, hicieron funcionar muy bien durante la pandemia el comercio minorista “omnicanal”, que combina las compras online y las físicas, dicen los especialistas del mercado.

De ahí que la empresa que fundó Jeff  Bezos en 1994 apunta a este nuevo mundo comercial, aunque volverse más “físico” puede no ser tan sencillo, como si pareció serlo  “no físico” para compañías como Falabella, con Falabella.com.

Mientras que, algunas tiendas físicas de varias empresas duplicaron o triplicaron sus ganancias en este segmento, los ingresos totales de las tiendas físicas de Amazon el año pasado estuvieron un 6% por debajo del nivel de 2018.

Los accionistas, preocupados con la caída de los títulos de un 8% -según un informe reciente-, no ven con buenos ojos que Amazon dedique cada vez más recursos al comercio minorista. Muchos prefieren seguir con sus negocios más tecnológicos, de crecimiento más acelerado y mucho más rentables: avisos digitales y computación en la nube.

Pero está claro que las restricciones por la pandemia del Covid-19 provocaron una evolución en el comportamiento de los consumidores, dándole lugar al inicio del comprador mixto, quien divide su tiempo entre las tiendas físicas, la compra a través del e-commerce y el servicio de recogida en tienda.